“No deseo una Cataluña independiente tutelada por poderes económicos”

16 de septiembre de 2014 05:00 AM

33 0

“No deseo una Cataluña independiente tutelada por poderes económicos”

Teresa Forcades, la monja española que se hizo famosa por su campaña contra la obligatoriedad de la vacuna contra la gripe A, ahora habla sobre sus deseos de una Cataluña independiente y su visión de una reforma constitucional inspirada en el proceso que se desarrolla en América Latina.

¿Cómo define el papel de la ciudadanía en el proceso de la consulta en Cataluña? ¿Será decisivo para proteger el resultado?La movilización ciudadana ha sido la impulsora del proceso de independencia de Cataluña desde su inicio con las consultas promovidas en 2009 en el pueblo de Arenys de Munt por un grupo de ciudadanos de a pie. Sin esto, el proceso habría quedado estancado. No deseo una independencia tutelada por los poderes económicos sino un país con mayor justicia social.

¿Por qué admitió que desea una España gobernada por Podemos? ¿Qué encarna esta nueva agrupación política española?Podemos es un partido de nuevo cuño que desea desmarcarse, tanto de las personas que hasta ahora han detentado el poder como de los mecanismos que permiten que los intereses de unas minorías prevalezcan sobre las necesidades de la mayoría. Es por esto que confío que pueden llevar a cabo una política de ruptura con las directrices neoliberales.

Cuestionar la deuda ilegítima y los organismos como el FMI ha sido una fórmula del presidente Rafael Correa en Ecuador, ¿pueden los políticos españoles ponerlo en práctica cuando estos son más bien conservadores? ¿O ese es un reto de nuevos rostros?Para cuestionar la deuda en España hace falta un partido nuevo que apueste claramente por la ruptura democrática, es decir, por un cambio de Constitución.

¿Podría España sobrevivir fuera de la Unión Europea? ¿Por qué hay un miedo a hacerlo?No todos los países europeos pertenecen a la zona euro y no todos los países europeos forman parte de la Unión Europea. Dinamarca, por ejemplo, es un país europeo que pertenece a la UE, pero que no tiene el euro como moneda sino la corona danesa. Suiza, por su parte, no tiene el euro como moneda (tiene el franco suizo) y no pertenece a la UE, pero tiene relaciones comerciales fluidas con sus vecinos europeos, gracias a acuerdos bilaterales con los gobiernos del bloque europeo. La posibilidad de que un país europeo no pertenezca a la UE no es un problema. El problema es si este país se muestra dispuesto a enfrentarse a las políticas neoliberales con una alternativa anticapitalista. Esto sería un problema. La solución pasa, a mi entender, por fraguar alianzas con otros movimientos europeos que tengan el mismo o parecidos objetivos, como por ejemplo Sryza en Grecia. En esta necesidad de alianzas, el bloque latinoamericano Alba es, para mí, una inspiración.

Fuente: telegrafo.com.ec

A la página de categoría

Loading...