Debate sobre vínculos de Uribe con paramilitarismo genera denuncias (Videos)

19 de septiembre de 2014 05:00 AM

18 0

Debate sobre vínculos de Uribe con paramilitarismo genera denuncias (Videos)

El senador Iván Cepeda, del Polo Democrático, señaló al exmandatario como el principal promotor de la estrategia antiguerrillera en Colombia.

El expresidente Álvaro Uribe y el senador Iván Cepeda, son dos dirigentes políticos colombianos que tienen muchas diferencias, pero también algo en común. No solo son víctimas del conflicto armado, sino que comparten tragedias similares.

Álvaro Uribe Sierra, padre del expresidente Uribe, fue asesinado por guerrilleros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) que asaltaron una de sus fincas en Antioquia, en la década de los ochenta. Manuel Cepeda Vargas, padre del actual senador del Polo Democrático, fue uno de los senadores de la Unión Patriótica asesinados por la alianza entre paramilitares y agentes del Estado.

Uribe y Cepeda, al parecer, aún no han cicatrizado las heridas, o como dijo el senador Roy Barreras a la revista Semana, “no han encontrado el bálsamo de la verdad” y aún “cargan con el dolor del asesinato de sus respectivos padres”.

Ellos fueron los protagonistas de un acalorado debate que se realizó este miércoles en la Comisión Segunda del Senado. Cepeda, quien desde el pasado marzo empezó a trabajar para demostrar los vínculos del expresidente Uribe con el paramilitarismo y el narcotráfico, propuso el debate donde presentó un extenso material probatorio para demostrarlo.

El legislador acusó a Uribe de haber otorgado licencias para aterrizar en Medellín a avionetas del cartel de Pablo Escobar, cuando era director de la Aeronáutica Civil (1981-1982). También sorprendió con que Uribe estuvo vinculado a la junta directiva de una empresa a la que también perteneció Luis Carlos Molina, vinculado al asesinato de Guillermo Cano, el director del diario El Espectador.

Según el senador del Polo Democrático, las campañas políticas del expresidente Uribe recibieron el apoyo de grupos de narcotraficantes y paramilitares, de al menos cinco formas distintas: celebración de cumbres de autodefensas desde 2001 para articular un proyecto político, recursos financieros, reuniones públicas de promoción de la campaña uribista a la Presidencia, distribución de publicidad y coerción a votantes y otros candidatos, señala diario El Tiempo.

Uribe, actual senador y líder del Centro Democrático, por su parte, recurrió a su estrategia de evadir muchas respuestas y prefirió acusar a diestra y siniestra a sus opositores y también a sus antiguos aliados.

Así descalificó de manera tajante que se le vincule al asesinato del exdirector de El Espectador, Guillermo Cano, de quien dijo fue su amigo y conoció su manera transparente de actuar.

“Yo no fui amigo de Luis Carlos Molina ni hice negocios con él”, replicó. “Hay que dejar las suspicacias sobre una eventual participación mía en el asesinato de Guillermo Cano. Llamemos las cosas por su nombre; tienen que respetar; yo he sido un hombre frentero y de combate”, gritó Uribe.

Explicó que desde la Aerocivil no entregó licencias para personas vinculadas con el narcotráfico, negó vínculos con el exparamilitar Salvatore Mancuso.

También se refirió a su exministro de Defensa y actual gobernante del país, Juan Manuel Santos, como instigador del debate y repitió su denuncia de la campaña presidencial, señaló que el Presidente recibió dinero de bandas criminales para financiar la campaña de 2010.

Fue un debate extenso que reabrió muchas heridas y dejó un Congreso polarizado, pero que también tendrá futuras consecuencias.

La primera consecuencia inmediata del debate, explicó Semana, es que muchas de las denuncias serán tramitadas ante las autoridades judiciales. Uribe, antes del debate, se fue a la Corte Suprema de Justicia para denunciar por difamación a Iván Cepeda al que calificó de ser aliado de las FARC. Cepeda, por su parte, presentará toda la documentación de su debate ante la Fiscalía, la propia Corte Suprema de Justicia y la Comisión de Acusaciones para que investiguen a Uribe.

El senador de la U, Jimmy Chamorro, también anunció una denuncia contra Uribe, por injuria, debido a que este lo sindicó de haber recibido dos cheques de carteles del narcotráfico. Hasta el canal Capital también denunciará por injuria a Uribe, pues el expresidente mencionó a este medio como un aliado del terrorismo.

Hacía tiempo que en el Congreso colombiano no se realizaba un debate tan polarizante. El Parlamento quedará más fracturado aún y las fisuras se agudizarán entre el Centro Democrático y la Unidad Nacional.

Lea también: ONU entregará armas inutilizadas de FARC para construir monumentos

Fuente: telegrafo.com.ec

A la página de categoría

Loading...