A Isaac Mina le pasó lo mismo que a Bolaños

17 de septiembre de 2014 05:00 AM

17 0

El zaguero cambió camiseta con un futbolista de Barcelona y no había repuesto. Los utileros debieron pedirla de vuelta.

Para cada jugador de El Nacional, Manuel Cortez lleva 4 uniformes completos: 2 titulares y 2 alternos, así el equipo juegue de local o visitante. De esta manera el utilero ‘rojo’ prevé cualquier inconveniente que suceda con las camisetas o si se las intercambia en los entretiempos.

Una experiencia similar perjudicó al volante de Emelec, Miller Bolaños, en el Clásico del Astillero ante Barcelona. Al finalizar el primer tiempo cambió la prenda con su hermano Álex y justamente él fue quien le rompió la única adicional que tenía en una disputa del balón entre ambos a los 53 minutos. Como no tenía una tercera, el menor de los hermanos fue sustituido por el argentino Mauro Fernández.

“Miller Bolaños tuvo mala suerte porque intercambió en el medio tiempo y se le rompió la otra, eso ya no es culpa del utilero”, afirmó ‘Careloco’ como se conoce en El Nacional a Cortez. En el cuadro capitalino solo se les permite intercambiar las prendas al finalizar el compromiso y el valor de las mismas se les descuenta de su rol de pagos a fin de mes.

Los uniformes que están en buen estado se los lava y se vuelve a utilizar en los próximos cotejos. “No se puede usar nuevas camisetas para cada partido, sería demasiado costoso”, afirmó Cortez.

Una situación similar ocurre en Deportivo Quito. José Luis Buitrón, encargado de utilería en el cuadro ‘chulla’, comentó que para cada compromiso se llevan 4 uniformes completos y se sugiere a los futbolistas que intercambien o regalen las camisetas solo al finalizar los mismos. Esas prendas son descontadas de sus sueldos.

Buitrón recordó que hace 2 años en un duelo contra Barcelona en Guayaquil, el zaguero Isaac Mina intercambió al medio tiempo su prenda. Era la única que tenía porque la de repuesto se la llevó el día anterior y la regaló a un amigo. “Tuvimos que ir a buscar a esa persona para que le devuelva y pueda terminar de jugar el partido”.

Si los uniformes no se dañan ni se desgastan pueden emplearse hasta en 12 partidos antes de sacarlos de circulación y pedir nuevas prendas al fabricante.

Liga de Quito tiene la política de siempre contar en cada cotejo con 3 uniformes blancos y 3 alternos, por cualquier eventualidad que se presente como roturas, sangrado o cambio con futbolistas rivales.

La dirigencia trabaja de la mano con el utilero Washington Boada para siempre contar con 3 camisetas. “No nos podemos presentar a un partido si no contamos con 3 juegos de cada uniforme”, explicó el gerente deportivo de los ‘azucenas’, Santiago Jácome.

A los jugadores de Liga se les permite hacer un trueque de las prendas o regalarlas y ese monto se deduce de sus sueldos. Las prendas usadas se las lava y se las emplea en los siguientes compromisos. “Si hay un deterioro por el uso se las reemplaza, porque los uniformes tienen que estar impecables siempre”, agregó Jácome.

En todos los partidos amistosos y oficiales, la Selección Ecuatoriana de Fútbol viste nuevas camisetas, shorts y medias. Richard Buitrón es el encargado de mantener flamante la vestimenta de los ‘tricolores’.

Siempre lleva al camerino 3 uniformes titulares y 3 alternos, por cualquier situación que se presente. “Aparte tengo en utilería 15 camisetas sin número para usarlas si es necesario”, contó el especialista.

A cada jugador, la Federación Ecuatoriana de Fútbol (FEF) le obsequia 2 camisetas por juego. Ellos las pueden regalar o intercambiar durante o al finalizar los partidos. Estas prendas no son cobradas a los futbolistas.

Las camisetas usadas las recibe el presidente de la FEF, Luis Chiriboga, quien se las obsequia a representantes de otros combinados nacionales. Las dañadas o en mal estado se las da de baja.

Para el Mundial de Brasil, Buitrón tenía listos 4 uniformes principales y 4 alternos. También había guardadas más por si Ecuador avanzaba de ronda.

En la Liga Premier de Inglaterra, los jugadores estrenan uniformes en cada partido. Las camisetas usadas las regalan o donan para recaudar fondos.

A los 53 minutos del Clásico del Astillero, a Miller Bolaños se le rompió la camiseta y por intercambiar la primera fue reemplazado. Los utileros ‘eléctricos’ trataron de coserla pero no la arreglaron.

En España, cada jugador de los equipos como Real Madrid y Barcelona, que disputan más de 50 partidos por temporada, usan un promedio de 130 camisetas. Otros, como el Rayo Vallecano, emplean 80 por jugador.

Una vez que los uniformes están desgastados o dañados, los clubes piden a los distintos fabricantes que entreguen nuevas prendas que serán usadas en los próximos compromisos.

Fuente: telegrafo.com.ec

A la página de categoría

Loading...